COVID-19: Se necesitan con urgencia 1.600 millones de dólares para abordar la escasez mundial de oxígeno

  • 01 de Marzo de 2021
  • Área: Emergencias, Salud
  • La escala de la crisis mundial del oxígeno quedó al descubierto cuando la segunda ola de pandemia amenaza con abrumar los sistemas de salud.
  • Invertir en oxígeno salvará vidas más allá de la pandemia, incluso de recién nacidos, niños y niñas con neumonía y mujeres durante el parto.
  • La respuesta mundial a una pandemia tiene como objetivo el aumento de la financiación para aumentar el oxígeno en los países más pobres. Save the Children hace un llamado a los donantes y gobiernos para que den un paso al frente.

Ginebra, 25 de febrero: Deben recaudarse unos 1.600 millones de dólares para abordar la escasez mundial de oxígeno en una batalla cada vez más desesperada para salvar vidas amenazadas por el COVID-19 en los países más pobres, según una iniciativa global que incluye a la OMS y el Banco Mundial.

Muchos países de África, América Latina y Asia están luchando por mantenerse al día con una segunda ola creciente de la pandemia. El oxígeno médico es una parte vital del tratamiento del Coronavirus y, si bien está disponible universalmente en la mayoría de los países ricos, muchos países más pobres están viendo los sistemas de salud abrumados. Los suministros que ya eran limitados se están agotando.

El Dr. Zaeem Haq, Director Médico Global de Save the Children, dijo:

“Las vacunas son la luz al final de un largo túnel, pero necesitamos oxígeno para mantener a las personas con vida el tiempo suficiente para atravesar ese túnel. Los hospitales y las clínicas se están quedando sin oxígeno debido a que una segunda ola imparable de la pandemia golpea a familias que no tienen posibilidad de ser vacunadas a tiempo. Seamos claros: el oxígeno es la medicina de vida o muerte para el tratamiento del COVID-19, y se están perdiendo vidas que podrían salvarse”.

“El COVID-19 no es el único asesino aquí. El oxígeno también es vital para combatir la neumonía infantil, la principal causa de muerte infecciosa en niños y niñas en el mundo, así como enfermedades como la malaria y la sepsis. El peligro ahora es que la creciente demanda de oxígeno en las salas de Covid-19 aumentará el número de muertes entre los niños y niñas que necesitan oxígeno”.

“El anuncio de hoy es un paso adelante crucial. Señala que el mundo ahora se está despertando a esta mortal crisis de oxígeno, pero el tiempo corre. Sin fondos para respaldarlo, el compromiso no significa nada. Es fundamental que los donantes den un paso adelante y alcancen este objetivo. Cada día que pasa cuesta la vida de más personas”.

El enorme aumento de la financiación para el oxígeno está siendo dirigido por el ‘Acelerador de herramientas de acceso a COVID-19 (ACT-A)’, una colaboración global innovadora que tiene como objetivo acelerar el fin de la pandemia apoyando el desarrollo y la distribución equitativa de pruebas, tratamientos y vacunas.

Sin embargo, incluso antes del anuncio del presupuesto de hoy, ACT-A enfrentaba un déficit de $23,2 mil millones de dólares en su presupuesto para medidas más amplias para abordar la pandemia. Save the Children está pidiendo que se brinde un mejor suministro de oxígeno e infraestructura junto con el apoyo para todo el esfuerzo de ACT-A y particularmente COVAX, el pilar de vacunas de ACT-A, que es fundamental para poner fin a la pandemia mediante la distribución equitativa de vacunas según las necesidades.

Los equipos de Save the Children están viendo el impacto devastador de la escasez de oxígeno que está asolando gran parte del sur de África. En Malawi, los principales hospitales se están quedando sin oxígeno. El número de casos de COVID-19 se duplica cada 32 días, la séptima tasa más rápida del mundo. Se teme que la variante más infecciosa descubierta por primera vez en Sudáfrica se haya afianzado y esté avivando el brote. Las necesidades de oxígeno del país son 3,5 veces mayores que antes de la pandemia.

Kim Koch, Director de País de Save the Children para Malawi, dijo:

“El frágil sistema de salud está abrumado y el suministro de oxígeno simplemente no puede mantenerse al día con la segunda ola de la pandemia. Algunos pacientes de COVID-19 están siendo tratados en un hospital de campaña de emergencia instalado en el estadio nacional, que ya se quedó sin oxígeno por completo una vez este mes. No hay duda de que la gente está muriendo como resultado”.

La Unidad de Salud de Emergencia de Save the Children está trabajando con el Gobierno de Malawi para garantizar que el personal de cuatro nuevos hospitales de campaña brinde atención de calidad a los pacientes con COVID-19 y siga estrictas medidas de prevención y control de infecciones. Solo estas cuatro instalaciones, con un total combinado de 900 camas, requerirían más de siete millones de litros de oxígeno al día cuando estén a plena capacidad.

Zambia tiene el segundo número más alto de casos de COVID-19 en la región, después de Sudáfrica, y las áreas rurales se ven particularmente afectadas por la falta de infraestructura, equipos esenciales y electricidad. En Tanzania, existe una necesidad urgente de 3.650 cilindros de oxígeno para aumentar significativamente el acceso a la terapia de oxígeno en todo el país.

América Latina también se ha visto muy afectada. Hay informes de que la demanda de oxígeno en Perú ha aumentado en un 300%. Las plantas de oxígeno del país solo pueden producir el 80% de lo que se necesita, según el Ministerio de Salud de Perú. Los tanques de oxígeno son cada vez más escasos en México, que ha tenido el tercer número más alto de muertes confirmadas por Covid-19 en el mundo. Y hay informes de escasez de oxígeno que causan muertes en Manaus, Brasil, el país de ingresos bajos o medianos que actualmente tiene las mayores necesidades de oxígeno del planeta, con más de dos millones de m3 por día.

Save the Children es parte del Grupo de Trabajo de Emergencia de Oxígeno COVID-19 recién formado, que trabajará para evaluar la demanda de oxígeno y asegurar el suministro de oxígeno y el apoyo técnico para los países más afectados. 

A la agencia de ayuda también le preocupa que los países de bajos ingresos no estén gastando los fondos COVID-19 del Banco Mundial para satisfacer las necesidades de oxígeno. Alienta a los países que luchan contra la segunda ola de la pandemia a asegurarse de que han utilizado todos los fondos disponibles para mejorar el suministro de oxígeno.

Infórmate

Suscríbete a nuestro boletín electrónico.

Síguenos en:

Logo Youtube Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram