Historia de Leidy

  • Huánuco
  • Área: Protección

Liberación de viejos prejuicios

“El feminismo te abre los ojos. Te quita la venda”, son las palabras de Leydi una chica de 15 años y activista del grupo “Yo también tengo algo que decir”. Este grupo es promovido y apoyado por Save the Children en la ciudad de Huánuco, en Perú. Su objetivo es luchar por los derechos de las niñas, promover la participación de niños, niñas y adolescentes e impulsar campañas contra la violencia sexual y acoso en la calle y en línea.

Leydi solía pensar que el acoso sexual que enfrentaba en la calle era, en cierta forma, su culpa. Ahora, a través de lo que llama “el movimiento”, ha aprendido que estaba equivocada y que no está sola: “Todas las mujeres que conozco tienen que enfrentarse al acoso callejero“. Es totalmente consciente que el abuso sexual y la desigualdad de género no son aceptables.

“Considero feministas a todos/as en mi organización, porque están luchando contra la opresión de mujeres tal como yo lo hago. Están alzando la voz por muchas mujeres que permanecen en silencio”.

Cambios para un futuro mejor

Gracias al grupo activista, Leydi ha sido testigo de cambios notables en las actitudes de su entorno, incluyendo a sus amigos/as y familiares. Durante su participación en el grupo, fue seleccionada para ir a un evento organizado por Save the Children en Estocolmo (Suecia), con el fin de hablar sobre los derechos de las niñas. “Estoy realmente muy emocionada con el viaje. Nunca he salido de Perú y es como… ¡guau!, ¡guau!, ¡guau!“, repite.

Leydi se encuentra en un camino de aprendizaje y a medida que avanza, sueña con un mundo mucho mejor. Sabe que es una lucha que llevará tiempo, pero que sí es posible hacer la diferencia. Para lograrlo cree que es esencial organizar más talleres y capacitaciones porque mucha de la gente que conoce no sabe qué es el feminismo y qué es lo que busca. 

“Quiero un futuro en el que no tengamos miedo para hablar, no tengamos miedo de ser libres. (…) La gente cree que el feminismo busca que las mujeres estén por encima de los hombres, pero no es eso. Solo queremos que haya igualdad entre hombres y mujeres, y que las mujeres dejen de ser oprimidas”.

Después de conocer las injusticias que enfrentan las mujeres y niñas en Perú y alrededor de todo el mundo, está decidida a difundir en su comunidad y donde sea posible, un mensaje sobre la igualdad de género.

“Me gustaría ver un futuro en el que por fin se respeten mis derechos como mujer. En el que finalmente, cuando salga sea tratada con respeto, no sea menospreciada o intimidada solo porque soy menor, u oprimida solo porque soy una niña”.

Respeto para niños y niñas

Leydi cree que los niños, niñas y adolescentes no reciben el respeto que merecen de los adultos.

Siempre que he logrado algo, muchos adultos/as se muestran realmente sorprendidos, como diciendo: ´nunca pensé que pudieras hacer eso, no pensé que fueras capaz de gran cosa´.”

En el pasado estas actitudes le hicieron sentir que no podía lograr lo que deseaba y que se encontraba limitada en muchos sentidos. Hoy gracias a su participación en “Yo también tengo algo que decir” esa forma de pensar ha cambiado y sabe que es una oportunidad para que otros niños y niñas también puedan cambiarla. 

Una región con una problemática múltiple

Huánuco es uno de los principales lugares del país relacionados al cultivo ilícito de la planta de coca para la elaboración de cocaína destinada al narcotráfico. El ritmo de la ciudad es frenético y está acompañado permanentemente del claxon de las mototaxis que la recorren. Ubicada en la zona conocida como “ceja de selva”, entre los Andes y la selva, tiene un clima templado cálido durante casi todo el año. 

Como en muchas otras zonas del país impera una sociedad patriarcal en la que las mujeres y las niñas enfrentan a diario muchos peligros y abusos. Por ello, no deja de sorprender la fuerza que ha cobrado la iniciativa “Yo también tengo algo que decir”. 

Sobre la intervención:

El proyecto “Eliminando la violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes en la región Huánuco” ha sido implementado por Save the Children y la Asociación Paz y Esperanza con apoyo de la Unión Europea y End Violence Against Children (EVAC). La intervención busca contribuir a la eliminación de la violencia sexual contra las niñas, niños y adolescentes en Huánuco, Perú, impulsando la mejora de la prevención y la protección a la niñez y adolescencia en siete distritos de la región.

Se han desarrollado programas de especialización para operadores de justicia, operadores de servicios de protección, organizaciones de mujeres, así como de niños, niñas y adolescentes, generando un alto impacto para la prevención en la región y un referente para todo el país. Se busca beneficiar a 50,700 niñas y adolescentes mujeres y 51,900 niños y adolescentes varones entre cinco y 18 años de los distritos de intervención.

Infórmate

Suscríbete a nuestro boletín electrónico.

Síguenos en:

Logo Youtube Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram